Costumbres, y costumbres


Aunque hay muchas cosas de Japón a las que nunca me acostumbraré, hay cosas como esta, la de dejar los zapatos a la entrada de la puerta, que ahora no me puedo imaginar dejar de hacer en España. Aunque mi casa en España tiene suelo de marmol, pienso dejar unas zapatillas en la puerta para cambiarme el calzado nada más entrar. Aunque no haya una tarima como la que tengo en el piso donde estoy ahora…

Zapatos en la puerta

Desde luego, no metes la porquería de la calle en casa, tardas menos en limpiar, es más cómodo, y cuando vienen tus amigos a casa te limpian el suelo, ¿qué más pedir?

Anterior Derechos de emisión: ¿Cuándo se darán cuenta?
Siguiente Ropa interior a 65 céntimos de Euro

6 Comentarios

  1. 4 diciembre, 2007
    Responder

    Yo, desde que me emancipé, hago lo mismo.
    A mí me gusta, y a la gente que viene a mi casa normalmente también, se está muy cómodo.

  2. SoPpO
    4 diciembre, 2007
    Responder

    Se está muy comodo si tienes tarima, pero si tienes marmol el suelo está muy frio.

    Y por cierto ungatonnipon, está bien que tus amigos limpien el suelo y demás, pero tambien los olores subiran un poco a la nariz, verdad? jeje

  3. 5 diciembre, 2007
    Responder

    A mi también me costó acostumbrarme de nuevo. Loq ue se tarda menos n limpiar también es cierto. De hecho, al no entrar a porquería que llevamos en los zapatos, el suelo está siempre prácticamente limpio. Deberemos importar algunas costumbres…
    Un saludo!

  4. 5 diciembre, 2007
    Responder

    Para ciertas visitas puede resultar muy incómodo descalzarse en casa ajena. A mí me daría mucho reparo en según qué circunstancias.

    De todas formas, para la porquería de la calle aquí se inventó el felpudo, ¿no?

  5. 5 diciembre, 2007
    Responder

    parece que se tranforma en un habito de tanto hacerlo
    saludines bye

  6. 5 diciembre, 2007
    Responder

    A mi me parece bien hacerlo en casa, pero salir e ir a un restaurante o un oncen y andar quitandose los zapatos por todos lados, todavia me fastidia… aunque la solución es comprar zapatos faciles de quitar y poner, pero on el frio de esta epoca tampoco se antoja mucho.

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *