Archivos del Mes para mayo, 2010

Cuando ser otaku era difícil y Kimagure Orange Road

Hoy, es el cumpleaños de Ayukawa Madoka… por lo que hoy tendría 42 años si fuera una persona real. Alguien me chivó que también hoy, es el día del orgullo friki, y dentro del Nexo TLQM, una serie de blogs con temáticas relacionadas escribimos acerca del fenómeno Otaku en el sentido que le dan los aficionados extremos al manga, el anime, y los videojuegos provenientes de Japón.

Si, lo confieso; Yo fui un Otaku antes de que la mayoría de la gente supiera qué es el anime en España. Me convertí a esta especie de religión cuando no había internet, cuando una cinta VHS en NTSC enviada por correo desde EEUU era un auténtico tesoro de valor incalculable… cuando copiar anime entre los demás amigos Otakus significaba pasarse noches en casa con 7 y 8 videograbadores conectados entre si grabando al mismo tiempo la misma cinta. En aquella época, conseguir esas cintas, grabarlas, incluso verlas si no tenías el equipamiento adecuado, era muy difícil ser Otaku; Hoy en día sólo hay que saber en dónde buscar el fichero adecuado, puedes enviar lo que quieras a quien quieras sin moverte de casa… que un anime no salga publicado en tu país, no es en absoluto un problema más allá de la barrera idiomática. En esta entrada, voy a hablar de mis comienzos como Otaku del anime, que sin saberlo y con el paso del tiempo, fue uno de los pilares que dieron como resultado que hoy en día escriba estas líneas desde Tokio.

Continuar leyendo ‘Cuando ser otaku era difícil y Kimagure Orange Road’

Kagome [humor]

Hacía tiempo que no escribía nada para la categoría de nombres desafortunados. Siempre he pensado que Kagome tenía un nombre perfecto para esta sección en la web, uno de esos nombres que en países hispanohablantes nunca tendría mucho éxito (aunque si popularidad, de eso no cabe duda). Esta mañana al levantarme, me he encontrado con un email de Miguel Michán y una foto en su interior, que muestra uno de los anuncios de esta empresa, lo que me ha dado la oportunidad perfecta para acordarme de publicar algo sobre ella.

Como podéis ver, sobran las palabras. A veces me pregunto en qué están pensando los creativos de las agencias de publicidad; Se deben evitar, siempre, dobles sentidos o significados en todas las fotos o comunicaciones que se hagan de un producto, en especial si estas connotaciones tienen un significado más… profundo, por decirlo de una manera, también connotativa

Continuar leyendo ‘Kagome [humor]’

Hong Kong

Como sabéis, hace una semana pasé unos días en Hong Kong. Hacía tiempo que no viajaba por motivos de placer, y fue toda una experiencia. Tenía muchas expectativas y me volví encantado, habiendo visto más de lo que esperaba… y con 3 kilos más de equipaje, porque la comida, en esta ciudad, es sencillamente espectacular.

Lo que más me llama la atención de Hong Kong, es que nada más sale uno del metro, sufre una auténtica sobre dosis para los sentidos; Eso, es decir mucho, teniendo en cuenta que estoy bastante acostumbrado a ver neones y luces por todas partes tras pasar casi tres años en Tokio. En Hong Kong, es lo mismo pero multiplicado por cinco. Más edificios que son mucho más altos, más neones, más carteles, más sonidos, y algo que no me esperaba, muchos más olores (quizás por eso esta ciudad se escribe con los kanjis de puerto y aroma)… cuando salí del metro en Wan Chai, en donde estaba mi hotel, me quedé con la boca abierta. Clubs con música y terraza en las calles, carteles de gran tamaño que se mantienen en su posición con cables metálicos atados a los edificios, que casi no parecen reales; Entre antiguos y bladerunerianos, me encantó el diseño y el ambiente que crean, sobre todo cuando los encienden por la noche.

Continuar leyendo ‘Hong Kong’

El frío de los tokiotas

Una de las cosas que más me dicen los amigos o familiares que vienen de visita a Japón, es que los trenes, sobre todo en Tokio, son muy silenciosos; No se refieren al sonido del tren (que, por lo general, es silencioso excepto en la línea Keikyu que va Haneda/Kawasaki y la línea de Metro Oedo, en donde deberían dar unos auriculares protectores que aislen a uno del enorme ruido que hacen las ruedas en algunos tramos) sino al sonido de las personas. A menudo, yo mismo me he sorprendido mirando a todos y ver que todos los pasajeros de mi vagón, unas 50 personas, van en total silencio y nadie habla con nadie; Son momentos raros, porque generalmente siempre hay alguien hablando aunque sea en voz baja. Pero es verdad… en bastantes ocasiones, los vagones de los trenes de Tokio son silenciosos.

Después de un tiempo, y de ver como en otras ciudades Asiáticas o incluso en otras de Japón como Osaka, es más habitual escuchar a la gente hablar o incluso elevar la voz por cualquier motivo, me paré a pensar si es cierto lo que estos amigos me cuentan: Que las personas que viven en Tokio son frías, una opinión que algunos japoneses que conozco en Kansai, la zona en donde está Osaka, también me han mencionado en más de una ocasión.

Continuar leyendo ‘El frío de los tokiotas’

Wasurenbo sin castigo

Wasurenbo (忘れん坊 – わすれんぼう) es una palabra que aprendí rápidamente después de venir a Japón la primera vez. Significa alguien que está en las nubes y se va dejando (olvidando) cosas por ahí. Yo soy wasurenbo, aunque en los últimos años había conseguido mantener a raya este defecto, y sólo me había dejado algún que otro paraguas de los 10357 que tengo al lado de la puerta de casa, por lo que no le había dado importancia. Pero ayer cometí un error de esos que son imperdonables por uno mismo; Volviendo de Hong Kong, tras haber estado pateándome la ciudad durante cinco días sin descanso, y tras pasar por el control de pasaportes como si fuera un zombie, me dispuse a recoger mi maleta. El día anterior había dormido sólo unas 3 o 4 horas y durante el viaje lo único que hice fue dar cabezadas. Me picaban los ojos, y simplemente no pensaba en nada. Iba con el piloto automático. En mi mochila, que llevaba como equipaje de mano, tenía dos cámaras, cuatro lentes, un portátil, un poco de dinero, un pequeño trípode… así que pesaba bastante. La dejé en el suelo para aliviar el dolor de espalda que me estaba martirizando.

Mi maleta llegó, la saqué de la cinta transportadora, y tan contento salí de allí pasando por el control de aduanas. En esta ocasión no me preguntaron nada… ni si tenía drogas de algún tipo, ni me miraron la maleta. En el control de pasaportes incluso me preguntaron en qué página quería mi sello de re-entrada (nunca antes habían sido tan amables conmigo). Así que era un día tranquilo en el Aeropuerto de Narita. Al salir, me subí al primer tren que va a mi barrio y cuando ya estaba fuera del Aeropuerto, y habían pasado dos paradas, me di cuenta de algo importante. Mi mochila no estaba conmigo.

Continuar leyendo ‘Wasurenbo sin castigo’


 
Publicidad
Sígueme en Twitter :)

Mis videos

Fotografías que voy subiendo y compartiendo en Flickr
Fotografías que voy subiendo y compartiendo en Flickr

Categorías

Hanko (sello) de UnGatoNipón
Publicidad