Archivos del Mes para marzo, 2011

Un Mundo Feliz

Esta entrada, la escribo desde un Starbucks en Akihabara. Delante de mi, dos chicas planean un viaje, y llevan literalmente las tres horas que llevo mirando un café y leyendo noticias en Twitter hablando de lo que comerán, los lugares que visitarán… todo aderezado con revistas en donde ponen pequeños post-it a modo de marcadores.

Esta escena, es la que mejor resume lo surrealista que es todo ahora mismo en Japón. Las calles, están llenas de gente, todos hablan, ves sonrisas… Todas las fotos de esta entrada las he sacado hoy mismo. Si me llegan a poner aquí hace tres semanas, nunca me hubiera dado cuenta de que miles de personas han muerto en un terrible tsunami a sólo dos horas en tren bala de aquí. Pero es la realidad. No sólo eso, una central nuclear en Fukushima sigue teniendo problemas de refrigeración y parece que aunque esta relativamente estabilizada, seguirán con esa movida durante mucho más tiempo del que nadie imaginó nunca. Yo, como ignorante en la materia intento comprenderlo pero nunca lo consigo del todo; está tardando tanto que muchos canales ya no dan. Las ruedas de prensa del Gobierno en directo, y sólo ofrecen resúmenes en las noticias. En estos resúmenes, casi nunca hay mucho que contar. Y, cuando lo hay, los medios extranjeros lo utilizan para sus portadas, en grandes titulares… que son mucho más pequeños o inexistentes cuando las noticias son buenas, como que los bebés ya pueden beber el agua de Tokio.

Continuar leyendo ‘Un Mundo Feliz’

Por qué me quedo en Japón

Muchos me preguntan lo de arriba, y voy a intentar contestarlo en esta entrada. Intentaré ser breve porque teclear en el móvil es lo último que quiero hacer ahora mismo.

En los últimos días, he estado viviendo una auténtica pesadilla, que ha sido provocada por la incertidumbre uque provocan las noticias de un lado y del otro; por un lado el gobierno japonés, diciendo que fuera de esos 30 km no hay problemas para la salud de las personas, y por otro, los medios extranjeros, hablando de apocalipsis y éxodo nuclear y cosas así. En medio de toda esta mierda, no paro de recibir llamadas desde España, que ya no puedo contestar, porque simplemente no doy a basto, necesito dormir a veces y lamentándolo mucho no puedo atender a un medio de comunicación que me pide levantarme a las 3 o 4 de la mañana para hacerme preguntas. Para preguntas, ya tengo mi blog, microblog, twitter… hago lo que puedo, pero sinceramente estoy francamente desbordado, psicológicamente hablando, algo que se agrava con el hecho de que es difícil dormir.

Al final, todo se reduce a: ¿Creo lo que dice el Gobierno japonés o creo a los medios extranjeros, mucho más catastrofistas? ¿Es la verdad un punto medio o no? Sinceramente, no tengo ni puta idea. Lo único que se es que las exageraciones de los medios en España están haciendome un daño terrible, a la gente que quiero, que es lo más importante para mi y para mi salud mental. Y también se que lo que nos llega de un lado y de otro no son verdades, sino información que hay que analizar y luego intentar razonar. He estudiado cómo son los reactores nucleares de Fukushima, durante horas leído 1000 artículos sobre posibles consecuencias y mi razonamiento final, es que efectivamente Tokio es seguro, y que aunque es un asunto serio, el gobierno japonés está diciendo la verdad. ¿Me equivoco? Pues no sé, yo no tengo ni puta idea sobre centrales nucleares, aunque ahora parece que somos todos físicos nucleares con un curso avanzado de una semana. Pero esta es mi apuesta.

Estoy en Kioto ahora, más que nada para tranquilizar a mi familia. Estoy a 850 km de los malditos reactores que tienen problemas, a pesar de pensar que Tokio es seguro, y además, afortunadamente, no estoy sólo. Estoy con gente que quiero, y mucho, gente que tiene, también, gente que quiere aquí. Gente que también lo pasa mal. Y en esta situación, lo único que se seguro es que pase lo que pase, vamos a estar juntos. Por eso, por ahora nos quedamos en Kansai a ver qué pasa con todo, y mañana, ya veremos. En mi vida había vivido una situación así, y tanta incertidumbre me puede. Por eso, lo que más necesito ahora es comprensión y apoyo de mi familia, que en la medida de lo posible estén tranquilos. Pienso en todos, y haré todo lo que pueda para que se tranquilicen. Muchísimo peor que yo, lo están pasando miles de familias en el norte de Japón, sin casa, entre escombros y nieve y con miembros de su familia desaparecidos o muertos. Eso si son problemas de verdad y no lo que estoy pasando yo.

Así he vivido este terremoto en Japón

Es Domingo cuando escribo esto, casi dos días completos después del terremoto. Ahora, en casa y con un poco más de perspectiva, con los nervios algo más calmados, me puedo poner a relatar cómo ha sido mi experiencia en todo este asunto. Me pilló en mi trabajo, en la oficina, después de trabajar. Décima planta de 20 pisos.

Sentado delante del ordenador, terminaba de hablar con un compañero que se sienta a mi lado. El temblor empezó y todos nos quedamos callados, como en otras ocasiones. Pasan unos 10 segundos, y entonces, es cuando todo se empieza a mover realmente fuerte. En mi anterior entrada dije que había sido el terremoto más fuerte que había sentido, y Nora, con mucho sentido (como siempre) me decía en los comentarios que no le había parecido tan fuerte a ella. Obviamente, hablaba con la experiencia de una persona que sabe bastante más que yo de estos temas. Pues bien, después de esos primeros 10 segundos de balanceo, comprendí en un segundo que, efectivamente, ese terremoto que sentimos dos días antes, con origen en la misma zona del que estaba meneando mi edificio y el resto de la zona norte del país, no era un terremoto como todos los demás. Realmente, pasé mucho miedo, por un momento pensé que el edificio se caía y no lo podría contar. Pensé que había que salir del edificio, así que me levanté, pero no podía mantenerme en pie. En ese momento, sólo pide arrodillarme y agarrarme a la pata de una mesa. Fueron, creo, un par de minutos así, que se hicieron increíblemente largos. Cuando todo paró, el edificio aún se mecía suavemente, y pude levantarme. Con dedos muy temblorosos, pude enviar un email a mi familia, con dos palabras: Estoy bien. Por la ventana se veía una columna de humo al fondo, en Odaiba.

Me temblaban las piernas. El edificio se seguía meneando, y los edificios altos al lado del mío, estaban también, meneándose. En el pasillo, otras empresas estaban evacuando a sus empleados por las escaleras de emergencia. Yo le dije a mis compañeros que saliéramos, pero nadie salía, para mi sorpresa, todos estaban todavía sorprendidos y diciendo “Yabai” (terrible, en el sentido de sorpresa). Presa de los nervios, cogí mi mochila y chaqueta y salí por las escaleras de emergencia, con el resto de gente; Bajando las escaleras de emergencia, de hierro (de las “ligeras”), empezó la primera réplica, la más fuerte de todas las muchas que hubo después (aunque yo no lo sabía, todavía). No era posible soltar el pasamanos de la escalera, que se retorcía en cada meneo, aunque nunca sentí que se fuera a romper ni nada parecido. Nadie gritaba, nadie se empujaba… todos bajábamos lo más rápido que podíamos por la escalera. Al llegar abajo del todo pudimos salir a la calle siguiendo la señalización y el “río” de gente. En la calle había muchos esperando a que todo se calmara. Se podía ver como las torres altas aún se movían un poco pero estaba todo mucho más tranquilo. Este video (que yo no he sacado) muestra ese momento.

Continuar leyendo ‘Así he vivido este terremoto en Japón’

El terremoto de hoy

Hola a todos. Esta es una pequeña entrada para hacer saber que estoy bien, asustado pero bien. Paranoico con las réplicas que no han parado durante más de seis horas. Cansado por caminar cinco horas hasta casa. Pero sano y salvo, que es lo que cuenta.

Cuando me recupere de todo esto, publicaré una entrada con toda la experiencia. Hoy es un día que nunca olvidar., sin duda.

Gracias a todos por los comentarios.

Terremoto (地震)

Hace 41 minutos según escribo esto, he sentido el terremoto más ‘fuerte’ desde que estoy en Japón. Esta vez, sin aviso. El último “serio” fue el año pasado, mientras dormía… creo recordar ver las cortinas de casa meneándose de un lado a otro pero no le di mucha importancia, me quedé dormido a los 2 minutos. El de hoy ha sido diferente, porque estaba en el trabajo, son unas oficinas en una décima planta de un edificio bastante alto. He sido el primero en sentirlo, tan pronto he preguntado a mi compañero de al lado si se mueve mi silla o hay un terremoto, han empezado los ‘meneos’ serios.

En un edificio de oficinas, es muy diferente a como se siente en casa. Todo se mueve despacio… es un balanceo suave y continuo, que marea un poco. Todos los que estaban a mi alrededor han dejado de hacer lo que hacían, pero nadie se ha movido de su asiento. Los que estaban de pie, se han quedado parados, mirando cómo se movía todo. Algunos han dicho “ooo… se mueve” y otros con cara muy seria parecían estar en más tensión. Mi primera reacción, ha sido twitearlo. La segunda, salir corriendo… en ese momento, me he quedado en blanco y no sabía dónde está la salida de emergencia. La he debido de ver como 1000 veces pero hoy no recordé hacia dónde tenía que caminar.

Como nadie se movía y el meneo, aunque continuo, no parecía ponerse peor, me he quedado mirando por la ventana, y ha sido entonces cuando he visto algo que me ha dejado impactado;

Continuar leyendo ‘Terremoto (地震)’


 
Publicidad
Sígueme en Twitter :)

Mis videos

Fotografías que voy subiendo y compartiendo en Flickr
Fotografías que voy subiendo y compartiendo en Flickr

Categorías

Hanko (sello) de UnGatoNipón
Publicidad