El estanque de tormentas de Tokio

Aunque me cueste creerlo, ya han pasado dos años y medio, desde que empecé este blog, y fue entonces cuando hablé de Todo un mundo debajo de Tokyo en referencia al estanque de tormentas que protege la ciudad y sus aledaños de inundaciones, sobre todo cuando vienen tifones con mucha agua. Desde entonces siempre soñé con poner los pies entre esas columnas y fue ayer, por fin, cuando pude visitar Moria, el nombre de coña que le damos Guillermo y yo.

La visita no defraudó, aunque si me quedé con ganas de más… tiempo, para poder hacer las fotos que me apetezca. Aunque parezca un tema anodino, soltarte ahí con una cámara es toda una gozada. Explicaré toda la visita con detalle, cómo ir, cómo hacer una reserva y os mostraré también algunas de las fotos que hice;

Moria

Antes de nada, supongo que es buena idea tener claro qué es lo que sale en la foto Se trata de un estanque de tormentas, es un depósito de agua masivo, a donde se condude el agua de varios ríos que, de no dar salida a ese agua, se encontrarían desbordados e inundando todas las zonas aledañas. Tokio se encuentra en un valle de muy baja altura, apenas unos metros por encima del nivel del Mar. De hecho, hace más de un millón de años gran parte del valle estaba inundado por el Mar. Es por esto que, cuando llueve mucho, todos los ríos que serpentean por el valle (y que son muchos, los más conocidos el Edogawa, Nakagawa que se convierte en Kyu-Nakagawa tras cruzarse con el Arakawa, el más grande de todos. Más al oeste, el famoso Sumidagawa que pasa por Asakusa. Y estos, son sólo los ríos grandes, ya que existen otros que son más parecidos a canales, al menos en la zona por la que cruzan Tokio (como el Kandagawa). De hecho, toda la zona este de Tokio está regada por infinidad de canales de agua, sólo tenéis que ir a Google Maps para comprobarlo vosotros mismos. Los marco mejor en esta captura;

Canales que serpentean por Tokio

Como podéis ver, se trata de una zona relativamente fácil de inundar. A menudo estos canales pasan desapercibidos porque quedan debajo de autovías elevadas o tienen zonas subterráneas pero cuando uno pasea por esta zona se da cuenta de la cantidad de agua que hay por estos lares

Es por esto que, para evitar que el agua se salga de su cauce, se decidió desviar todo el agua sobrante en el valle, cuando hay fuertes lluvias, al río Edogawa, que es el que está más al Este de todos los mencionados anteriormente, y también el más lejano a la capital. Son 6.3 kilómetros de túneles de 10 metros de diámetro, con cuatro tanques de agua en los que cabría un Transbordador Espacial (repitieron este dato varias veces ) y un quinto que sirve el agua al tremendo y enorme estanque de tormentas, que es una estancia del tamaño de un campo de fútbol y 18 metros de altura, todo bajo tierra.

Seis kilómetros de túnel

El agua, sale de este enorme estanque subterráneo a la superficie impulsada por cuatro reactores de Boeing 737. Si, aunque parezca mentira, motores de Avión modificados para funcionar con gas y que, colocados entre el estanque y el río, sacan el agua muy rápidamente, según sea necesario. Todo este agua va a parar al Edogawa, río que todavía puede aguantar bastante más cauce del que tiene actualmente, y que conduce el agua rápidamente a la Bahía de Tokio.

Todo esto, se maneja desde un centro de control con muchas pantatillas pequeñas, que dan paso a las grandes cuando hay situaciones de emergencia y la gente (supongo) viene a trabajar aquí. Ayer sólo había un señor mayor que no miraba ninguna pantalla.

Sala de Control total

En esta sala de control, y en el estanque se han rodado un anuncio de Land Rover y algunas fantásticas súper producciones del cine japonés, como Majiranger-nosequé (el lector que sepa exáctamente cual es, puede dejar el nombre en los comentarios )

Rangers no se qué.

Las buenas noticias es que este sitio está abierto al público, y además dejan hacer fotos con trípode (importante en un lugar como este). Las malas noticias, que este lugar, aunque protege Tokio, está donde el viento da la vuelta… en las afueras Kasukabe, ciudad famosa por aparecer en Crayon Shinchan. Para llegar allí es necesario un viaje de más de una hora desde Tokio y luego llegar hasta Minamisakurai, estación desde la que hay que caminar unos 40 minutos por varias calles y luego caminos por el campo, regados de huertas etc. Si no tienes un GPS o un mapa muy bueno en donde se marque perfectamente dónde esta este lugar, es bastante fácil perderse. Cuando llegas, te encuentras con este edificio, llamado 龍Q館 (Ryuu Kyuu (Q) Kan).

龍Q館

Aunque en aquel momento no lo sabíamos, las dos torres que tiene el edificio, son en realidad cuatro salidas de escape para los reactores. Una vez llegas allí, das el nombre que has registrado al hacer la reserva y te pasan unos videos dentro de una sala en donde se explica casi todo con maquetas que, realmente, funcionan con agua y luces muy bonitas. Para los que no entiendan japonés, también ofrecen la posibilidad de ver un video en inglés al terminar la visita. Es importante tener en cuenta que si no se sabe japonés, es posible que te prohiban la entrada al estanque por razones de seguridad, pues quieren asegurarse muy mucho que todo el mundo está seguro, y avisan continuamente de que puede resbalar, que hay que tener cuidado, etc. Una cosa curiosa es que antes de empezar la visita guiada, todo el mundo ha de hacer gimnasia y estiramientos. Y así, sin decir ni mu, todo el mundo a mover las piernas, dar saltitos, agacharse y estirarse… es un poco cómico, porque nunca había hecho gimnasia antes de visitar unas catacumbas. Pero esto es Japón. Así que, si un grupo visita unas catacumbas bajando una escalera de más de 100 escalones, hay que hacer calentamiento; Probablemente sea alguna ley escrita en alguna parte. Lo más divertido es que menos a Guillermo y a mi a todo el mundo parecía parecerle algo normal. Una vez están todos los visitantes bien estirados y calentitos, nos suben a la azotea del RyuuKyuuKan y nos enseñan en donde están posicionados cada uno de las zonas de este complejo, y es entonces cuando te das cuenta de lo enorme que es el lugar. Aquí están los reactores…

Reactores

… y aquí la bóveda del tanque principal, con el campo de fútbol del Moria FC encima

Campo de fútbol de Moria

En el techo, tienen también un buen sistema de paneles sólares y termoeléctricos.

Paneles solares de Moria

Luego comprueban que todo el mundo tiene calzado correcto y de lo contrario, ofrecen unas botas de agua para el que las necesite. Nos bajan, y nos llevan al otro lado del campo de fútbol, en donde encontramos esta puerta, digna de cualquier búnker que se digne de llamarse así

Entrada a Moria

En la entrada, de nuevo, vuelven a repetir las normas de seguridad, lo que se puede y no se puede hacer, etc. Por ejemplo, no se pueden hacer fotos en la escalera de entrada, pero si después, en 10 minutos que dejan para pasear por dentro.

A las puertas de Moria

Una vez dentro, empieza el espectáculo. Al ir bajando la escalera, se descubre una estructura enorme llena de columnas y por muchas fotos que hayas visto antes, uno se sobrecoge ante lo que se tiene delante. Está prohibido hacer fotos desde la escalera pero es muy difícil contenerse. Cuando llegas abajo, se recibe una pequeña explicación de cómo limpian el lugar, por dónde meten vehículos como bulldozers etc para limpiar por dentro y otros detalles como la eliminación de los hongos etc. Se oye agua, y las columnas llegan hasta un lugar oscuro. Por detrás, aunque no me dió tiempo a fotografiarlo, el último de los cinco tanques cilíndricos que completan el recorrido y que lleva el agua hasta los reactores, que, a su vez, la sacan al río.

Esta imagen de arriba fue montada con algún defecto que otro en Photoshop. Puedes descargar la versión en alta resolución (11771 x 5961px) desde aquí.

Aunque pueda parecer siempre lo mismo, me faltaba tiempo para hacer todas las fotos que quería.

Aquí os dejo otra panorámica verticual (versión en alta resolución (4021 x 7717px) aquí)

Panorámica Vertical de Moria

Y aquí llegó lo malo… se acabó el tiempo y casi me tuvieron que arrancar del sitio mientras decía, ‘una última foto y ya!!!’… así que, algún día, tendré que volver

Podéis ver la web de este sitio aquí, hacer reservas (sólo en japonés) aquí, y leer las partes que tienen en inglés aquí.

Aquí os dejo con un video que Guillermo grabó dentro del estanque

27 Comentarios en “El estanque de tormentas de Tokio”


Publica un comentario

 
Publicidad
Sígueme en Twitter :)

Mis videos

Fotografías que voy subiendo y compartiendo en Flickr
Fotografías que voy subiendo y compartiendo en Flickr

Categorías

Hanko (sello) de UnGatoNipón
Publicidad