Wabi-Sabi, una espectacular animación 3D que reproduce los aspectos más bonitos de la cultura japonesa


Wabi-Sabi es un vídeo que reúne dos de mis pasiones; Japón y la animación 3D. Aunque es algo de lo que nunca he hablado en este blog, a principios de los años 90, cuando era un adolescente, creaba animaciones 3D con el ordenador que utilizaba en esa época, un Amiga. Fue una de las primeras máquinas que permitieron llevar el modelado 3D, renderizado y animación a cualquier casa, antes de que películas como Toy Story dieran la campanada en 1995. Esa película fue especial porque demostró que la animación 3D era viable como método para contar historias, y además permitía ganar dinero en las taquillas de todo el mundo.

Sin embargo, a pesar de las animaciones que hice y objetos que modelé en 3D, nunca llegué a tener un buen nivel. Descubrí que una cosa es que te guste mucho algo, y otra que seas lo suficientemente bueno haciéndolo. Lo imprescindible para hacerte muy bueno haciendo algo es que te guste, pero no es una garantía para que lo consigas. Por esa razón mi camino profesional derivó en otro destino pero mi apreciación por la animación 3D no ha cambiado, sobre todo porque sé lo increíblemente difícil es conseguir resultados tan espectacularmente buenos como los de Cristóbal Vila en Wabi-Sabi; sentos, habitaciones tradicionales japonesas con suelo de tatami iluminadas por el sol en el mejor momento del día, las herramientas del sadō (ceremonia del té), las lámparas o cadenas de desague que tantas veces he apreciado en castillos japoneses, escaleras, templos… todo está tan brutalmente bien modelado y con una iluminación y texturas tan buenas que a menudo me pregunto si se trata de una escena real, grabada con una cámara, de lo fotorealista que es. Pero no, todo ha salido del buen trabajo de una persona con su ratón y mucha, muchísima paciencia. Dale al Play arriba, y disfrútalo a pantalla completa y con el sonido bien alto, en alta resolución. Si te gusta Japón y su cultura, te va a dejar con la boca abierta.

El vídeo lo encontré en mi siempre apreciada Microsiervos.

Anterior Las dificultades de tener un coche en Tokio
Siguiente Crónica de un Vuelo directo entre Madrid y Tokio

Sin comentarios

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *