Cangrejos japoneses con cara de samurai


Heikegani en una xilografía ukiyo-e Utagawa Kuniyoshi.

En aguas marítimas cercanas a Japón, podemos encontrar una especie de cangrejos muy peculiar, llamada Heikegani (平家蟹, ヘイケガニ). Son famosos porque, sorprendentemente, en su caparazón podemos ver claramente la cara de un samurai enfadado. ¿Cómo es eso posible?

Heikegani

Heikegani

La respuesta la tiene el ser humano, y cómo sus supersticiones han modificado el curso de la evolución de estos cangrejos para que desarrollen un caparazón que, efectivamente, parece la cara de un samurai. Es un famoso ejemplo de selección artificial, es decir influenciada por nosotros, que el famoso Carl Sagan citó en su serie Cosmos. Hace unos 900 años, en Abril de 1185, la batalla Dan-no-ura tuvo lugar entre guerreros Heike (antes conocidos como Clan Taira) y guerreros Genji liderados por Minamoto no Yoshitsune, en aguas del Sur-Oeste del archipiélago nipón. Los Heike fueron derrotados, muriendo en esas aguas, y de ahí viene el nombre Heike-gani o cangrejo Heike. Desde entonces cuando los pescadores de la zona sacan del agua un cangrejo que muestra una cara parecida a un guerrero en su caparazón, lo vuelven a tirar al agua, porque se cree que los espíritus de esos guerreros aún viven en las profundidades de la zona. Así, los cangrejos cuyo caparazón se parece más a un guerrero samurai Heike, tienen más probabilidades de sobrevivir durante más tiempo, en comparación con los que no. Desde entonces, aparecen en grabados japoneses Ukiyo-e como éste de Utagawa Kuniyoshi.

Heikegani en una xilografía ukiyo-e Utagawa Kuniyoshi.

Lo que pasó, te lo puedes imaginar; Los cangrejos cuyo caparazón no recuerdan la cara de un samurai empezaron a escasear, mientras que los que tenían un caparazón con cara de samurai, perduraron más tiempo, y se reprodujeron más. Así, la mayoría de los cangrejos de esta especie hoy en día, tras casi mil años, tienen un caparazón que recuerda a un samurai. En una demostración más de lo rápida (relativamente hablando) que puede llegar a ser la evolución de las especies en la naturaleza.

Imágenes de los cangrejos vía Hector T. Arita y Ancient Origins.

Anterior El síndrome de Sazae
Éste es el artículo más reciente

Sin comentarios

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *