Cómo ver la TV de Japón en cualquier país, en directo y en alta definición


Controlando la Slingbox remotamente, con la TV japonesa

Con el paso de los años, siempre he querido poder acceder a los programas de TV japoneses cuando no estoy en Japón. Habitualmente, reconozco que el recurso al que he recurrido han sido las descargas de JDramas, las series o culebrones japoneses, en páginas de torrentes. Hace años, era la única manera de conseguir algo en japonés, con una buena calidad de vídeo, y con subtítulos. Eran contenidos que no había manera de conseguir legalmente en ningún otro país fuera de Japón, salvo alguna que otra rara excepción que podía llegar en DVD a EEUU. Con esas series aprendí mucho japonés, apuntando en un cuaderno de notas muchas de las palabras que no conocía, y aprendiendo expresiones coloquiales… acostumbrando el oído. Una sola serie me podía durar meses por las horas que tardaba en ver cada capítulo al principio.

El programa de Ikegami Akira en la TV japonesa

Con el paso de los años, servicios como Netflix han hecho más fácil conseguir ver series japonesas legalmente, pero con las últimas restricciones de VPN ahora impiden ver muchas de las que ofrecen en Japón. Fuera del archipiélago nipón, sólo se pueden ver las series japonesas producidas por la propia Netflix, como Terrace House por ejemplo. Así, nos dejamos muchas de las mejores series, infinidad de clásicos y por supuesto todos los programas de la TV. Me encanta ver la TV japonesa y recomiendo mucho hacerlo sobre todo a todos aquellos que, como yo, tengan interés en el idioma japonés. La TV japonesa, además, me parece mucho más entretenida y didáctica que la española, con mucha diferencia – aunque por supuesto, también hay cosas en la TV japonesa que no merece la pena ver. Pero en general, creo que es un excelente medio para aprender el idioma y conocer mejor Japón.

Para ver programas de TV, hay algunas páginas web chinas como Youku.com que permiten ver algunos programas grabados, pero a menudo los vídeos tienen muy mala calidad, se cortan, o están plagados de publicidad hasta un punto que molesta demasiado para poder disfrutar el contenido. No es que esté en contra de la publicidad, me parece lógico que la quieran utilizar para ganar un dinero, y yo mismo tengo publicidad en esta web; pero una cosa es poner publicidad, y dejar disfrutar el contenido que se ofrece sin interrupciones, y otra es poner cosas en medio de los textos, vídeos, pop-ups, ventanas que aparecen por debajo de la web y todo este tipo de trucos que hoy en día plagan muchas webs. Ver programas en esa web china es un dolor de cabeza en la mayoría de ocasiones, y uno está limitado a ver lo que alguien ha colgado, no lo que uno quiere ver… y mucho menos TV japonesa en directo.

Afortunadamente, los tiempos cambian y hoy en día hay maneras de conseguir ver la TV de Japón en cualquier otro lugar del planeta, en vivo y en directo, y en alta definición. Un sueño hecho realidad. Los requerimientos para conseguirlos son bastante complicados de conseguir, sin duda… pero yo creo que merece la pena si realmente echas de menos ver la TV japonesa.

El truco para poder conseguir esta meta es tener tu propio servidor de streaming de vídeo, conectado a un sintonizador de TV. Esto, que suena muy complicado, en realidad está al alcance de cualquiera sin conocimientos técnicos gracias al trabajo que hacen por ti algunas empresas. Como es un servicio de streaming particular, no se están violando las normas de copyright, siempre y cuando tú no re-emitas esa señal a un publico mayor, pero eso ya sería otro asunto. Lo importante a comprender aquí es que tienes un pequeño ordenador con una capturadora de vídeo conectado a Internet, y cuando accedes a él, puedes ver lo que esa capturadora de vídeo está digitalizando, en tiempo real. El ordenador hace las veces de digitalizador de vídeo, compresor y servidor, todo a la vez, y en tiempo real, con calidad Full HD. Los procesadores ARM se han vuelto tan potentes hoy en día que es fácil encontrar empresas que venden pequeñas máquinas que hacen todo esto y que vienen preparadas para utilizar al poco de conectar, sin que tengas que configurar apenas nada.

Yo he utilizado dos de los más populares servicios de este tipo, primero uno que pensé que sería mejor pero que resultó ser bastante decepcionante, y luego otro que solucionó para siempre este problema. El primero se llama Garapon, y el segundo, Slingbox.

Garapon

El Garapon es el chisme que podéis ver sobre estas líneas. Se trata de un mini-ordenador con procesador ARM que se vende en Japón y que tiene en interior nada menos que ocho sintonizadores de TV. Fabricado por una pequeña empresa japonesa, se conecta a un cable de antena en cualquier casa japonesa, y luego vía Wi-Fi o vía cable de red Ethernet, al router que da acceso a Internet en la casa. Es necesario configurar ese router para que tenga ciertos puertos abiertos y que así las conexiones desde el exterior funcionen. Una vez solucionado ese problema, sintonizas todos los canales de TV en la zona en donde estás, y desde el exterior conectas desde cualquier navegador web, smartphone o tableta Android / iOS incluidos, y desde una pequeña web que sirve esta máquina eliges el programa que quieres ver, clasificado por canales o por fecha de emisión.

El Garapon está grabando, contínuamente, hasta 8 canales de TV al mismo tiempo, Su disco duro de 500 GB da para guardar unas dos semanas de TV, con todos esos ocho canales, grabados día y noche. Debido a esto, la verdad es que el aparato no para de guardar programas aunque en realidad, en este caso no los está digitalizando; lo que hace es simplemente un volcado de datos de las emisiones One Seg para móviles japoneses… son emisiones digitales, como la televisión digital terrestre, pero con una resolución de 320×240 pixeles que hacen que la calidad de vídeo seas relativamente decente en un smartphone, pero bastante mala en una tableta y completamente desastrosa en la TV del salón, hasta el punto de casi no poder reconocer la cara de la gente en pantalla, debido también al alto nivel de compresión de vídeo. Garapon utiliza One Seg por varias razones, siendo la principal, que esta emisión no está controlada por ningún tipo de sistema que regule derechos de autor (DRM), y también que con un sintonizador relativamente pequeño y un disco duro, es posible guardar hasta dos semanas de ocho canales de TV, que se van reciclando poco a poco.

Hasta aquí la idea de Garapon parece buena; Si no te preocupa mucho perder calidad de vídeo o si sólo vas a ver la TV en tu iPhone o Android, todo bien… pero en realidad, las cosas lamentablemente no son tan fáciles. En mi caso, tuve que devolver un Garapon porque simplemente se quemó el que me dieron inicialmente, que además, me llegó en una caja sin precintar, haciéndome sospechar que se trataba de una máquina reparada, o devuelta por otro cliente antes. Se calentaba hasta el punto de poder tocarla, y debido a eso, no paraba de reiniciarse sola. Por esa razón la cambié por otra utilizando la garantía, y en esta ocasión me dieron una precitada que parecía calentarse menos. Sin embargo, los problemas no se acabaron.

A menudo, las conexiones se paraban, dejando el vídeo congelado en pantalla. La única manera de conseguir ver de nuevo lo que estaba viendo, era desconectar y volver a conectar. Aunque las emisiones se hacían utilizando protocolos previstos en las especificaciones de vídeo HTML5, por alguna razón había programas que no se podían ver en un smartphone, pero sí en otro. El navegador de la TV de mi salón podía también ver algunos sí, y otros no. Además de eso, la máquina continuaba reiniciándose de vez en cuando sin previo aviso, y en alguno de esos reinicios perdía la configuración inicial, y había que pedir a alguien con acceso físico a la máquina que la restaurara. Si no hay nadie en tu casa o en la casa en donde dejes la máquina, simplemente te quedarás sin acceso a la misma hasta que vuelvas. ESto fue la gota que colmó el vaso para mi… y busqué otra solución, que irónicamente, no llegó de una empresa japonesa, sino norteamericana.

Slingbox M1

La máquina que ves aquí arriba, es una Slingbox M1. También se vende en Japón, en cualquier centro comercial grande tipo Yodobashi Camera, por unos 27.000 yen. En este caso, no lleva ningún sintonizador de TV, aunque sí un digitalizador de vídeo similar al que se puede comprar para ordenador. La entrada de vídeo se hace por componentes, con un cable RCA para cada uno, o con un cable RCA para toda la imagen (vídeo compuesto), con dos entradas de audio. Esto hace que toda su parte trasera esté llena de conectores.

Slingbox M1

A pesar de lo aparatoso que puede parecer, la entrada de vídeo por componentes da muy buena calidad, y llega a la alta definición. Su carácter analógico es muy importante, y aunque estamos en años en los que cualquier cosa debe llevar un conector HDMI, el Slingbox M1 carece de él a propósito; la razón es sencilla… con un conector HDMI, entramos en el mundo digital y debido a eso, debemos adherirnos a las reglas del DRM de este estándar, de gestión de derechos y permisos de distribución que harían imposible (o ilegal) obtener la señal de vídeo para re-distribuirla en un streaming a otro lugar. Estas especificaciones no contemplan, por ejemplo, que ese vídeo vaya a ser visto por una sola persona, simplemente prohíbe su distribución. Es la razón por la que muchos grabadores de vídeo con disco duro sólo permiten grabar TV en esa máquina, y reproducirla en esa misma máquina, sin permitir que se pueda enviar el vídeo a otros reproductores, aunque hay excepciones con aparatos de Sony que permiten ver la grabación en una PS Vita o las grabadoras de DVD que permiten llevarte el disco a otro aparato. Aún así, ninguno de esos casos contempla lo que nos interesa, que es la transmisión de un streaming de vídeo por Internet.

Resumiendo todo mucho, el Slingbox M1 no tiene una entrada de vídeo HDMI para poder transmitir lo que digitalice sin tener que lidiar con DRMs de ningún tipo. Por eso, para ver la TV japonesa, te hace falta un sintonizador de TV que tenga salida de vídeo por componentes. El pequeño problema es que la inmensa mayoría de sintonizadores de TV japoneses sólo tienen salida HDMI hoy en día. Es prácticamente imposible encontrar uno que tenga salida de vídeo por componentes.

Hoy en día, en Yodobashi Camera venden un pequeño adaptador que convierte la señal HDMI de cualquier sintonizador en una salida de vídeo compuesto, perfecta para el Slingbox M1. Venden ambos aparatos juntos. Este adaptador tiene un precio de 8000 yen, bastante caro, pero permite utilizar cualquier grabador de disco duro o Bluray a la venta ahora mismo en cualquier tienda. Sin embargo, yo no tomé esta ruta, por varias razones. La primera, es que encarecía bastante el producto. La segunda, es que añadía más aparatos y un nuevo transformador que conectar a la corriente, y para finalizar, añadía más cables a todo el complejo. Preferí hacer algo mucho más barato; comprar un grabador Bluray con disco duro de segunda mano. En Akihabara hay muchas tiendas de segunda mano en donde es posible comprar uno más barato, del año 2009 o 2010, que tiene salida de vídeo por componentes. Lo llaman conector “D”, y nunca lo he visto fuera de Japón, aunque probablemente exista. Lo importante es que al otro lado del cable te dan todos los cables con conector RCA para conectar el Slingbox. En mi caso tampoco compré mi granador Bluray-disco duro en Akihabara porque lo encontré todavía más barato, por 10.000 yen, en Yahoo Auctions. Hace tiempo que, lamentablemente, Akihabara ha dejado de ser la meca de las oportunidades para convertirse en la meca de los turistas que quieren ir a Medio Cafés y similares. No es que me parezca mal, pero la verdad es que echo mucho de menos las cosas que se podían encontrar en Akihabara hace 15 años, y los precios que tenían, en comparación con lo que es ahora. Pero eso, ya es otra historia

Volviendo al tema del SlingBox, ahora tengo un reproductor-grabador de BluRay de Sony, con un disco duro. Conecto el cable de antena y la salida de vídeo con ese cable al Slingbox, y entiendo todo. Conectando con una App desde el iPhone al Slingbox en la red Wi-Fi local de casa, lo configuro para conectar a la red Wi-Fi de casa, o utilizar el cable Ethernet. He probado ambas conexiones con idénticos resultados. Después de eso, desde una conexión externa, simplemente conectas al servidor de Slingbox y das tu nombre de usuario y contraseña… inmediatamente te permite conectar a tu Slingbox. Curiosamente, cuando conectas no hay señal de vídeo, porque el grabador de Sony no está encendido; Hay que encenderlo con un mando a distancia virtual, como si estuvieras en frente de la máquina; para conseguirlo, el Slingbox tiene con un cable que tiene un pequeño emisor de infrarrojos, que se pega con celo delante del grabador de Sony, para que la luz que emite, llegue al frontal de la máquina. El Slingbox imita los mandos a distancia de muchísimas marcas (lista completa aquí) de reproductor, y si vas a comprar un reproductor para esta tarea, debes comprobar esa lista primero para asegurarte de podrás controlar todas las opciones desde el mando a distancia virtual. Esto es importante porque, remotamente, vas a tener que controlar la máquina y con algunos se puede cambiar de canal sin más, pero con otros, es posible programar grabaciones y otras funciones extras que te vendrán muy bien.

Controlando la Slingbox remotamente, con la TV japonesa

Una vez que encontré un reproductor-grabador de segunda mano completamente compatible, con salida de vídeo por componentes, y que ya está todo configurado, basta con abrir la App correspondiente o hacer login en la web de Slingbox para ver el aparato esperando una conexión. Conectas, enciendes la máquina con el mando virtual como he indicado antes y te pones a ver el canal que quieres… sin más. En alta definición. Si además tienes un Chromecast o una TV compatible con ese estándar de casting de Google, puedes enviar el streaming de vídeo HD a la TV de tu salón y disfrutar de la TV, en vivo y en directo, sin más problemas. También es posible programar grabaciones como he indicado antes, o incluso capturar la pantalla de tu ordenador para hacer grabaciones con una calidad bastante alta.

Controlando la Slingbox remotamente, con la TV japonesa

La parte un poco mala del asunto es que aunque en Japón tengas una conexión muy rápida a Internet, de un Gigabit o más, por fibra óptica, la calidad del vídeo dependerá de todos esos puntos intermedios entre tu conexión y la de Japón. Es posible que entre todos los saltos que esos datos dan por diferentes servidores de un continente a otro, haya algún cuello de botella y eso haga que el streaming de vídeo se parece o baje la calidad, y no te permita llegar a Full HD. Parece mentira, pero hoy en día es muy difícil conseguir una conexión de datos estable que vaya símplemente a 300 o 400 KB por segundo entre Japón y España. Esto se puede solucionar en parte si utilizas algún servicio de VPN que te permita alterar la ruta y pasar por ejemplo por un servidor de EEUU en el camino a Europa, yendo por el otro lado del planeta en lugar de cruzar por Siberia o alguno de los cables submarinos que cruzan el Mar Arábigo o Océano Índico. También puede empeorar la situación. Pero en general, no hay que hacer nada más que conectar directamente, en mi experiencia rara vez he teñido problemas… algunas veces baja la calidad de vídeo pero vuelve a recuperarla pocos segundos después.

Controlando la Slingbox remotamente, con la TV japonesa

Resumiendo toda la historia, para ver la TV de Japón en vivo y en directo y con buena calidad, necesitas una casa en donde dejar el aparato conectado junto a un reproductor-grabador de Blu-ray, preferiblemente con disco duro si quieres programar grabaciones, que sea compatible con la lista de máquinas que Slingbox controla bien. Aunque sea muy WTF, con un mando virtual envías luz infrarroja emulando un mando a distancia de verdad y con eso controlas el aparato desde miles de kilómetros de distancia. Una solución bastante radical pero que sorprendentemente funciona perfectamente bien. Luego con un Chromecast, desde tu smartphone o tableta, visualizas el vídeo en la TV de casa. En total, en mi caso, me gasté 37.000 yen, unos 300€ al cambio de hoy. Quizás el principal escollo no sea el dinero que cuesta, sino tener una casa disponible en donde poner el aparato. Puede ser la tuya, la de un familiar o la de un muy buen amigo… pero te hace falta tener un lugar con toma de antena de TV y con conexión a Internet (vía Ethernet o Wi-Fi). En mi caso, tengo las dos máquinas prácticamente tiradas en la estantería más baja de un mueble de libros en el que no saben por completo… pero quizás estaría mejor en el salón, debajo de una TV, si nadie más lo utiliza.

Slingbox

Slingbox

Mi Garapon la malvendí en Akihabara, y en general no la recomiendo, pero si consigues una que no se cuelgue como las dos que yo probé y no te importa tener una calidad de vídeo muy baja, es también una opción a considerar, aunque es una máquina también bastante cara… suele rondar por los 35.000 yen, aunque puedes encontrarla más barata de segunda mano en Yahoo Auctions.

Por cierto, si estás pensando en tener a varios usuarios conectados simultáneamente a estos pequeños servidores, que sepas que el Garapon, aunque permite tener varias personas conectadas simultáneamente, echa a la que estaba antes viendo algo cuando entra la segunda. No ocurre siempre, pero si tenemos en cuenta que el video se queda parado con una sola persona, te puedes imaginar que con mas de una el servicio que ofrece se vuelve inutilizable. Con el Slingbox, al tener un sistema de usuarios en sus propios servidores, hace que sea imposible reproducir el video en más de un cliente al mismo tiempo… cuando el segundo conecta, pide desconectar al primero.

Anterior Nintendo quiere eliminar los divertidos tours de Mario Kart por Tokio
Siguiente Así se mantienen millones de máquinas expendedoras en todo Japón... y también ayudan en emergencias

4 Comentarios

  1. banzai
    6 Marzo, 2017
    Responder

    Sobre las conexiones externas, creo que el limite lo hace el isp en Japón filtrando el trafico. Un amigo que vive alli tiene montado un ftp y si le envío archivos de 1 en 1 va a 400-600kb/s de subida, si aumento el numero de conexiones subo 6 al mismo tiempo a 600kb/s (lo cual son 3600kb/s). Desde USA me ocurria lo mismo desde el hotel, si queriamos que bajara al maximo de su conexion tenia que subirlo por drive u otros servicios conocidos.

    • 7 Marzo, 2017
      Responder

      @banzai Sí, es algo muy difícil de comprobar. En mis pruebas he podido comprobar que rutando por EEUU con una VPN consigo 500, 600 Kbyte / segundo sin problemas. Directamente, es difícil que pase de 300 Kbyte / segundo. También depende del momento del día, se nota por ejemplo que a la hora del almuerzo en Japón, cuando millones de japoneses se ponen a navegar con su smartphone, la conexión se vuelve más estable… baja a 150 Kbyte / segundo, sube a 200, etc. Es muy difícil de determinar en dónde está el cuello de botella si pasas por 30 nodos antes de que llegar al tuyo. Es obvio que puede haber limitaciones por conexión en cualquiera de esos nodos.

  2. orutaaego
    25 Marzo, 2017
    Responder

    No os liéis tanto. Tomad aquí tenéis canales japoneses en directo:
    http://mov3.co/

    Los canales son:
    日本電視台, 東京電視台, 朝日電視台, 富士電視台, Tokyo MX, TBS, NHK

    Saludos

    • 27 Marzo, 2017
      Responder

      @ orutaaego estaría bien si esa web funcionase directamente, pero no tengo Flash instalado en ninguno de mis navegadores web, y por esa razón, no aparece el vídeo. Una lástima, me hubiera gustado probarlo.

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *