La historia de mi MSX2 HB-F1XD y el MegaFlashROM SCC+


MSX2 HB-F1 con la disquetera roja

Todo el tema retro se ha puesto de moda últimamente. Los precios de ordenadores y consolas de 8 bit o juegos usados se han disparado en Akihabara, y hoy en día prácticamente el único lugar en donde conseguir buenas ofertas de este tipo de cosas es en tiendas como Book Off fuera de grandes ciudades, en pequeños pueblos, o en Yahoo Auctions, web en donde es posible encontrar todavía alguna buena oferta aunque incluso ahí se empieza a notar una buena subida de precios en comparación con años anteriores. Antes de que subiera demasiado, tuve la buena idea de conseguir uno de los ordenadores más bonitos que se han diseñado nunca; Un MSX2 Hit Bit F1XD de Sony.

MSX2 HB-F1XD con la disquetera roja

El MSX fue el ordenador de 8 bit más popular en Japón, y aunque en España y Países Bajos tuvo cierto éxito, fuera de Japón no se vendió mucho porque otros sistemas como el Amstrad, Spectrum o Commodore 64 estaban mucho más arraigados. En mi caso, de pequeño tuve un Amstrad CPC 464 como primer ordenador con sus cintas de cassette, con el que pasé muchísimas horas y que disfruté mucho. Recuerdo que yo quería un MSX tras ver funcionando el de un primo, pero mis padres fueron convencidos por un vendedor del Corte Inglés que insistía en que un Amstrad sería mejor opción. Hoy en día no me parece una mala opción, porque disfruté muchísimo ese Amstrad, pero ahora que soy mayor puedo cumplir mi sueño, y qué mejor aprovechar que puedo usar Yahoo Auction en Japón para llevarme no el mejor MSX que se vendió, pero para mi gusto, sí el más bonito.

El que compré en Yahoo Auctions me costó unos 8000 yen. La razón por la que el precio es fue tan barato, era que no se podía comprobar si funcionaba o no. Por alguna razón, el cable de alimentación estaba cortado por el dueño, quizás al mover un mueble o simplemente porque molestaba. Me la jugué y lo compré… a los pocos días por fin llegó a casa.

Mi MSX2
Mi MSX2 HB-F1XD, nada más llegar. Tiene arañazos, y está algo sucio, pero, ¿qué más da?

Conecté un cable de alimentación nuevo aislando bien los empalmes con cinta aislante, y lo encendí. La buena noticia, es que se encendía. La mala, es que el teclado no funcionaba y cada poco tiempo salían caracteres de hiragana en pantalla… sin tocarlo. Parecía estropeado. Sólo se puede leer mi, mimokomoko, mimoko… ironías de la vida, me estaba enviando un mensaje en español

Mi MSK diciendo mimoko

Además, cometí el error de meter un disquete y todo parecía funcionar bien, hacía los ruídos correctos y esperados, pero cuando intenté sacar el disco… imposible. Se había quedado atascado dentro. Estaba claro que no me quedaba más remedio que abrirlo e intentar arreglarlo.

MSX2 HB-F1 por dentro
MSX2 HB-F1 por dentro, todo oxidado y con polvo de muchos años, lógico en una máquina de casi 30 años.

Dentro, el aspecto era bastante desangelado. Oxidado, con olor a nada bueno… pude desmontar la disquetera y sacar el disco, y luego encontré que el cable del teclado, de tipo cinta, se había desconectado de la placa base. Limpié un poco los conectores y lo conecté de nuevo, lo cerré todo y volví a conectar. Esta vez, todo funcionó correctamente. Tenía el MSX que más me gusta por un precio razonablemente bajo, funcionando

Nextor, para administrar archivos y el cartucho MegaFlashRom fácilmente.
Nextor, para administrar archivos y el cartucho MegaFlashRom fácilmente.

Para poder sacarle partido, he conseguido un cartucho fabricado por Manuel Pazos, un auténtico genio especialista en MSX que saca adelante proyectos increíbles como el MegaflashROM SCC+ SD, que permite cargar programas desde ficheros de disco o ficheros .ROM en una tarjeta microSD flasheándolos en una memoria interna del cartucho, que hace que funcione como si fuera un cartucho original con ese juego. Además, añade memoria RAM a la máquina, algo necesario porque los MSX2 japoneses se vendían con menos memoria RAM que los de mercados occidentales, y un chip de sonido de Konami, el SCC+ que mejora el audio algunos juegos. Este cartucho por sí sólo, resucita un MSX hoy en día al obviar la necesidad de utilizar disquetes. Es simplemente imprescindible… si te gustan este tipo de ordenadores, es simplemente algo que tienes que tener sí o sí. Cuesta desde 99€ a 149€ según el modelo, algo que podría ser considerado caro, pero que a mi me parece súper barato teniendo en cuenta el esfuerzo necesario para conseguir diseñar y fabricar uno. Es un precio lógico porque este tipo de cosas no se fabrican en masa; es un diseño hecho por un particular, que se ha complicado la vida para diseñar y conseguir producir una placa base, buscar componentes, hacer miles de pruebas en muchos ordenadores, programar programas propios que permitan utilizar el cartucho, y por supuesto conocer hasta el más mínimo detalle estos equipos… más de 30 años después de que se pusieran a la venta.

MSX2 HB-F1XD con la caja del MegaFlashROM SCC+ SD
MSX2 HB-F1XD con la caja del MegaFlashROM SCC+ SD

Es simplemente increíble que entre Manuel y unas pocas personas más que colaboran con él (Kazuhiro Tsujikawa para el hardware, y Armando Pérez (Ramones) con Néstor Soriano (@Konamiman) para el software) puedan sacar adelante un proyecto de esta envergadura.

Cartucho MegaFlashRom SCC+ con 512 KB de RAM y un slot para microSD
Cartucho MegaFlashRom SCC+ con 512 KB de RAM y un slot para microSD

El cartucho tiene un acabado muy bueno, dentro de una caja diseñada con cariño y una vez que lo metes en el ordenador, viene ya configurado para arrancar Nextor automáticamente, una versión de MSX-DOS con interfaz gráfica hecha con caracteres ASCII provista por MultiMente, que permite cargar ficheros de disco y flashearlos (grabarlos) en la memoria del cartucho para que arranque de ahí al encender el ordenador. Si el fichero es una ROM, hace algo similar, para que cuando encendamos el ordenador funcione como si fuera ese cartucho directamente.

MSX2 HB-F1XD con el MegaFlashROM SCC+ SD insertado
MSX2 HB-F1XD con el MegaFlashROM SCC+ SD insertado

Pulsando una serie de teclas predefinidas al encender, podemos evitar que arranque la ROM (generalmente un juego) o el disquete que esté grabado, y vaya directamente a Nextor para elegir otros títulos. También es posible grabar múltiples ROMs y elegir la que quieres al encender el ordenador. La verdad, es que no me deja de alucinar que sean un grupo de amigos y no una gran empresa los que saquen a la venta algo así, hecho con esta dedicación y cariño porque, bueno, simplemente les gusta ese ordenador que de pequeños les cambió la vida. Ahora puedo recordar los juegos que me flipaban de pequeño, sin emulaciones, en un MSX de verdad, disfrutar también de las joyas que no pude jugar porque bien sólo salían en Japón o simplemente porque eran demasiado caras y estaban fuera del alcance de un chico de 11 o 12 años. También me encanta reproducir canciones (MODs) elaborados también en MSX, para juegos, demos o simplemente para escucharlas.

Reproduciendo un MOD de un juego de MSX
Reproduciendo un MOD de un juego de MSX

También se pueden disfrutar de Demos, pequeños programas hechos para demostrar lo que se puede hacer programando para estas máquinas a pesar de sus limitaciones.

Algunos fotogramas de una Demo para MSX1
Algunos fotogramas de una Demo para MSX1

Si te interesa conseguir uno de estos cartuchos, en la web de MSX Cartridge Shop lo tienes disponible en el botón Order, junto a un buen montón de juegos que también desarrollan y que venden en cartuchos, a la vieja usanza, como debe ser en un sistema como éste. Si te interesa conocer más detalles técnicos del MegaFlashRom SCC+ puedes leer sus instrucciones de uso aquí.

Anterior Así quiere Luís Fonsi que los japoneses bailen 'Despacito'
Siguiente Auroras boreales

3 Comentarios

  1. 6 septiembre, 2017
    Responder

    ¡Meeec, error! Nextor no proporciona interfaz gráfica, es todo línea de comandos al igual que MSX-DOS. La interfaz gráfica que ves la proporciona MultiMente, una utilidad aparte que viene preinstalada en el disco ROM del MegaFlashRom SCC+.

    Y después de la “bronca”: enhorabuena por tu adquisición, aunque si hablamos de ordenadores bonitos, yo me quedo con el FS-A1WX, el MSX2+ de Panasonic (que es como el Turbo-R pero negro).

  2. sebboh
    15 septiembre, 2017
    Responder

    casi todo lo de auctions en temas retro se vende como “junk”, lo hacen para curarse en salud y no puedas hacer queja por si algún motivo no funciona. Por ahora todo lo junk que he comprabo salvo 1 cosa que tenia facil solución el resto funcionaba perfectamente.

Contestar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *